NidoAzulcrema

En conferencia de prensa, Miguel Herrera habló del héroe virtual americanista Santiago Cáseres:

“La llegada de Santiago Cáseres fue buena y lo hemos estado convenciendo que apriete (al Villarreal), está prestado y veremos si nos quedamos con él, aunque la situación del equipo está difícil”.

Como es costumbre, Miguel Herrera se va de boca antes de tiempo. A pesar de que no todos consideramos muy importante la llamada eLigaMX, Cáseres ahora está representando al equipo en un torneo que aún no concluye. Pésimo momento para decirle que ni se haga ilusiones de seguir con las Águilas. Cáseres tiene contrato hasta diciembre, por lo que tendrá que jugar sabiendo que no se quedará.

Sin embargo, actualmente el Piojito pelea que su yerno y su sobrino, parte de su cuerpo técnico, ingresen a la nómina del Club, situación que está trabando la extensión del contrato del entrenador.

Éstas son de las cosas que no nos terminan de gustar de Herrera, por un lado, quema a un jugador porque según la situación del club es complicada en materia económica, pero por otra pelea que sus familiares tengan un sueldo jugoso en Coapa. Contradictorio, siempre.

[adsense]

Por otra parte, la Directiva americanista no debería tener muchos problemas para quedarse con Cáseres. Honestamente ¿alguien cree que el Villarreal quiere a Santi de regreso?

Un jugador que comía banca y fue prestado al fútbol mexicano claramente no entra en planes del equipo español. Todos sabemos que los equipos ibéricos generalmente prestan a sus prospectos a otro equipo de la misma Liga o, al menos, los tienen jugando en una liga europea.

Cáseres no cuesta más de 5 millones de Euros y, con un buen esfuerzo, la Directiva podría negociar otro préstamo en diciembre.

Ahora bien, si no lo quieren retener porque en los 8 partidos que jugó (5 de liga y 3 de Concachampions) no ha mostrado mucho, eso es otro tema, aunque faltan verlo un torneo más. Que Herrera mejor explique que futbolísticamente no cumple con lo necesario en vez de tirarle la bolita a la Directiva, especialmente, repetimos, cuando él pelea que parte de los recursos del club se vaya a sus familiares.