NidoAzulcrema

Lo que se veía venir desde hace ya varios meses se ha confirmado, Paul Aguilar deja de pertenecer al Club América después de 9 años, lo cual fue dado a conocer por el propio jugador en sus redes sociales.

Sobrevalorado e idolatrado por un sector del americanismo, el nativo de Concordia, Sinaloa, deja el nido tras no llegar a un acuerdo con la directiva Azulcrema para renovar, una vez más su contrato. Por ello, irá a probar suerte a la MLS (todo indica que se iría al Austin FC), liga en la que muy probablemente pase los últimos años de su carrera y llegue el retiro para el otrora capitán americanista.

Cabe señalar que Santiago Baños le ofreció al lateral derecho un contrato por un año más, pero con una reducción considerable en su salario, algo que Paul no estaba dispuesto a aceptar, aunado al hecho de que este habría recibido también una oferta de Pachuca por 3 años de contrato, pero Aguilar decidió llevar lo que le queda de fútbol a los Estados Unidos.

Paul Aguilar, quien a solicitud del entonces entrenador americanista Carlos Reinoso (a Michel Bauer), se vistió de amarillo en 2011 procedente de los Tuzos de Pachuca, disputó 338 partidos con las Águilas, contando Liga, Copa, Concachampions, Supercopa, Leagues Cup y Campeón de Campeones, en donde contribuyó a la causa con 13 goles y 31 asistencias, consiguiendo 3 títulos de liga, 1 de copa, 2 ligas de campeones de Concacaf y 1 Campeón de Campeones.

Sus números pudieran parecer los de un ídolo indiscutible en las Águilas, ya que además de su enjundia y carácter lo volvieron un consentido de la afición, aunado al apoyo incondicional que le tuvo Miguel Herrera durante aventura en América que lo convertía en un inamovible del once titular del “Piojo” durante muchos torneos, sin embargo, el nivel de Aguilar ha venido a la baja en los últimos años, siendo más visible tal situación en los últimos 3 años, en donde poco a poco fue perdiendo facultades físicas y futbolísticas, lo cual lo orilló a ser relegado a un rol secundario dentro del equipo, viéndose reflejado en su situación en el último torneo en el que fue banca casi toda la competencia, teniendo acción en muy pocos cotejos, lo cual apresuró su decisión de abandonar a los Azulcremas en búsqueda de nuevas oportunidades en otro lugar.

El adiós de Paul llegó mucho tiempo después de lo que hubiera convenido, ya que independientemente de su calidad como futbolista, no debió de haber permanecido en el equipo después de haber sido separado por Antonio Mohamed cuando el Turco era el timonel Azulcrema por allá de 2014, luego de varias indisciplinas y disputas entre el sinaloense y el argentino, donde el primero incluso llegó a comentar después del partido de vuelta contra UNAM en la liguilla del torneo Apertura 2014 “mejor hubiéramos perdido para que se vaya ya ese pu… argentino de mier..“; esto es algo que no debió serle tolerado ni a Paul ni a nadie, pero por alguna razón, el entonces presidente deportivo Ricardo Peláez decidió mantenerlo en el equipo.

Se agradece el esfuerzo y lo logrado por Paul Aguilar como americanista, pero su rendimiento fue de más a menos durante su estancia en Coapa, algo que no parece ser visible a un gran sector de aficionados americanistas, que lo ponen como una leyenda americanista, sin embargo, para otros, lo vemos como un jugador que tuvo unas buenas temporadas, pero que en algún momento, puso sus intereses personales por encima de los del equipo, y eso, en automático, lo pone fuera de los grandes símbolos americanistas.