NidoAzulcrema

Y sí, una nueva temporada de la Liga MX está por iniciar y el América sufre porque debe de dejar fuera de los registros a uno de los extranjeros.

Todo parece indicar que estaría entre Roger Martínez y Andrés Ibargüen, ambos colombianos que verdaderamente han hecho hasta lo imposible para ser sacados del club, en especial el primero. Sin embargo, hay una tercera opción en caso de que no se pudiera estos por X o Y razón: Nicolás Castillo.

Allá afuera hay muchos “Nicolovers” y que juran y perjuran que el chileno será clave para la “14”, para mi gusto, la verdad es que el chileno, que llegó para el Clausura 2019, es un top tres de los peores fichajes en la historia del Club América, por lo que de no contar con él de nuevo tampoco pasaría nada.

Para empezar su tendencia a las lesiones. Sí, es verdad que nadie se quiere lesionar y más allá de lo deportivo se le desea una pronta y gran recuperación de la trombosis que sufrió, pero también es cierto que rara vez en su carrera ha terminado un torneo sin lastimarse.

Los mismos “Nicolovers” aseguran que su número de goles por minutos disputados es de los más altos, cierto, pero si analizas un poco más verás que no ha aportado mucho en realidad.

Desde su llegada suma 9 goles (se dice que el América pagó entre 8 a 11 millones por él al Benfica y cobra de tres a cuatro millones al año) de los cuales todos han sido en juegos contra rivales más que accesibles.

En la Jornada 8 del Clausura 2019 logró doblete ante los Lobos BUAP, juego que terminó 3-0. Los poblanos terminaron 12 de la tabla. Una fecha después logró el que probablemente es su mejor gol con las Águilas, el de tiro libre en el 2-2 ante Morelia, quien por cierto fue 16 del torneo.

En la Fecha 11 le anotó a las Chivas, partido que terminó 2-0. El Clásico siempre será el Clásico, pero el Guadalajara entonces estaba en un nivel deplorable al punto que fue 14 de la tabla.

En la Jornada 17 le anotó al Veracruz, último de la tabla y que era caos total. El partido culminó 2-0.

Para el Apertura 2019, en la Fecha 1 logró doblete ante Monterrey, juego que acabó 4-2. En ese torneo, los Rayados fueron campeones precisamente sobre las Águilas, pero batallaron en serio en la fase regular al punto que fueron octavos y entraron de milagro a la Liguilla.

Su siguiente tanto fue hasta la Fecha 15 porque, de nuevo estuvo sufriendo con las lesiones. En ese caso fue ante el Puebla, juego con triunfo de 2-0 de las Águilas. Los Camoteros fueron penúltimos.

El último tanto de Castillo fue ante el Veracruz en la Jornada 18. Los Tiburones fueron 19 de la tabla y luego vino su historia que ya todos sabemos.

Nota aparte es que su momento de gloria se pudo dar en la Final. Recordemos que entró de cambio para los tiempos extra, pero su actuación fue deplorable, caminando solamente, sin casi tocar el balón y cerrándola con el infame tiro de penal, clave (entre otros muchos factores que se dieron en el juego) en la derrota. Muchos lo defienden diciendo que venía de una sus lesiones, verdad, pero una vez más también lo es que se preparó para regresar y se decía que ya podía estar en el campo.

Otra realidad es que el América no ha necesitado a Castillo. En ese Clausura 2019 se llegó a la Final en gran parte por los goles de Federico Viñas en la fase final, a quien Miguel Herrera había mandado a la Sub 20 precisamente por Castillo, y como ya mencionamos, cuando se le urgía nada hizo.

En el siguiente torneo ya sabemos, lesiones y la trombosis le costaron participar en la competencia, pero el América terminó siendo el equipo que más anotaba, y eso que el equipo no jugaba a absolutamente nada.

Es así que en realidad Castillo, que para mí fue un capricho nomás, es perfectamente candidateable para no sólo no ser registrado para el Guardianes 2021, sino para buscarle nuevo equipo.